21 julio, 2019
  • 21:19 La huelga política de masas y la insurrección obrera
  • 17:40 Basta de gatillo fácil. El gobierno y el Estado son responsables
  • 18:40 Ajuste capitalista: explotó una estufa en una escuela de moreno
  • 16:20 Los vengadores de La Patagonia trágica
  • 13:47 Sigue la lucha Docente del Chaco: El gobierno provincial y la maldita policía desalojaron corte de ruta

El ajuste actual tiene caracteristicas similares al de la crisis del 2001 pero también se diferencia en las condiciones extremas de desigualdad, pobreza, precarización y endeudamiento que deja para las nuevas generaciones, es que el ajuste que se desarrolla actualmente ha erosionado no solo las bases materiales de la clase obrera de estos dias sino tambien de la del futuro. Sin embargo aún no hay un estallido social como en aquel entonces aunque las condiciones objetivas son las propias de un contexto revolucionario, como se expresó en las jornadas de diciembre del 2017 donde hubo un «ensayo de insurrección obrera y popular». Esto se debe a varios factores, principalmente, por un lado por los mecanismos de represión del Estado y la maquinaria de propaganda burguesa, y por otro lado por el rol de la dirigencia política del radicalismo y el peronismo como parte del orden burgues que junto a la iglesia con un Papa argentino, han sellado un pacto social para que el gobierno de Macri llegue a las elecciones.

Por otra parte las burocracias sindicales han desviado la radicalizacion del mov. Obrero en salidas legalistas y socialdemocratizantes, desgastando las fuerzas de lxs trabajadores en lucha; mientras se posterga un nuevo ensayo insurreccional de un pueblo con hambren y con odio de clase. Al mismo tiempo las direcciones políticas conservadoras apuestan a una estrategia etapista y de acumulacion de fuerzas con la que  no se ha podido aprovechar las relaciones de fuerzas conquistadas desde el 2001 a esta parte.

A un año de la «Batalla del congreso» se puede concluir que si el movimiento de trabajadores lograba darle continuidad a los metodos que desarrollamos en aquellas jornadas de lucha callejera, con convocatorias a congresos obreros y populares y asambleas locales  de trabajadores, se podia derrotar al gobierno y poner en una crisis profunda al regimen burgues. El autogobierno del pueblo trabajador no es un determinismo de la historia que llegará por si solo, hay que combinar las condiciones objetivas con las subjetivas y tener audacia para avanzar en una direccion revolucionaria. Aún hay fuerzas para derrotar al ajuste y al desarrollo del fascismo, y para eso es necesario dejar atrás a las direcciones politicas conservadoras, y dar un salto en la lucha revolucionaria de clase contra clase. Quienes somos parte de lxs oprimidxs del mundo y como socialistas revolucionarixs sabemos que nuestro verdadero terreno de lucha es la revolución.

Justicia revolucionaria por todxs lxs luchadores asesinadxs por el Estado y por cada trabajador condenado a la miseria por este sistema de hambre, opresión y explotación.  Que se vayan todxs. Fuera Macri. Abajo el Estado. Por coordinadoras regionales, Asambleas barriales, en cada lugar de trabajo y en los sindicatos, hacia una Federación Nacional de Trabajadores.  Todo el poder al pueblo trabajador.


 

¿Tienes alguna pregunta o deseas dejar algún comentario?